Los eventos traen consecuencias en la salud

blogerredas 15 julio, 2010 1

 wedding.jpg



Todo este asunto de las bodas, los enlaces, así como el de los bautizos y comuniones hay que tomarlos con calma, con una especie de sabiduría infinita que en ocasiones uno puede contemplar en los ojos de su abuela o de su madre, que parece decir “he visto de todo y no me voy a dejar acomplejar por esto ahora”.

Hay que dejar constancia, pues en ocasiones, todo el tema este de organizar y celebrar un enlace matrimonial puede tener consecuencias para la propia salud de los organizadores y de los contrayentes, que no se dan cuenta de que deben ser felices y estar tranquilos, gozar con el día que van a vivir, y que si algo sale mal, no es para cogerse un berrinche y un ataque de ansiedad sin venir a cuento, que no va a solucionar el problema que ha surgido, y lo único que va a conseguir es empeorar las cosas.

Todo esto viene a colación, porque en ciertas ocasiones, hay que tener claro, que lo barato sale caro, muy caro, tan caro como la propia salud de la persona que compra. Pongamos un ejemplo, o varios, hablando de esto de las bodas: si una novia decide invertir mucho en el vestido, pero poco en los zapatos de novia, (en el enlace hay unas cuantas tiendas de ejemplo), terminará con los pies destrozados y bailando descalza por no haber sido previsora, y haberse dicho “con estos zapatos vale y así no me gasto más dinero”.

Mal hecho, porque finalmente, el tema habrá repercutido en su salud, y además habrá afeado su paso por la ceremonia, ya que cojeando también se llega a los sitios, pero todo sea dicho, bastante más despacio. Por lo tanto, ante ese tipo de disyuntivas, donde se debe elegir entre ahorrar dinero, pues “total es para un día” y poner en peligro la salud, ni que sea la salud de los pies, cosa por otra parte muy importante, pues son los apéndices que permiten que las personas se desplacen, es preferible no mirar la cartera y disfrutar con prudencia del día que tienen por delante, que en ocasiones se torna muy largo y destructivo para el ánimo y la salud de una persona.