Albert einstein healthcare nettverksprogram http://norgeapotek.eu/ Kaiser santa clara apotek

El diseño en la repostería: una moda que nunca acaba

Marta 28 octubre, 2015 1

imagen

Imagen: divinity.es

Hace unos años asistíamos al boom de los cupcakes, el fondant, los muffins etc. Expectantes ante tales piezas reposteras tan apetecibles y deliciosas con aquellas formas y colores tan atrayentes. Pero aquello no era una moda pasajera: la pastelería de diseño es ya un referente de toda confitería y tienda especializada, y con ella ha venido todo un universo de aficiones, cursos, muestras etc. que demuestra que la repostería creativa ha venido para definitivamente quedarse.

La importancia de que entre por los ojos

Uno de los hechos por el cual se produjo el boom de la repostería creativa, viene de la extensión de la preocupación que en los últimos años ha habido en gastronomía por presentar adecuadamente cada plato.

La comida, ya desde bien chicos, nos entra por los ojos antes que por la boca. Una correcta presentación no sólo hace más apetecible el producto en cuestión, sea una magdalena, un montadito o un primer plato, sino que hace visible el esfuerzo y trabajo que se hace en cocina.

Todo producto artesano requiere una elaboración que se realiza con mimo, horas de atención al producto para que llegue al comensal en el mejor estado. Es por ello por lo que si el consumidor final ve en el resultado un aspecto impecable, valorará con mayor criterio todo el esfuerzo.

… y que esté bueno

De nada sirve un producto apetecible si después sabe a rayos. Tanta minuciosidad se puede ir al traste si no nos garantizamos que se ha realizado con los mejores productos y en las proporciones correctas.

El motivo por el cual la repostería creativa sigue siendo popular es porque la tendencia ha sido aunar presentación con calidad del producto. Los colores atractivos tan populares antaño no se deben a aditivos exclusivamente, sino a un uso más eficiente de la materia prima. Si podemos conseguir un color de forma natural, lo aprovechamos, si no, que el producto que se usa de base no se vea perjudicado y justifique su presencia en el sabor final.

Personalización como clave

Nos encontramos en una era donde la adaptabilidad y la personalización son un factor muy importante. Damos mucho peso a la distinción: elegimos el color de nuestro coche, electrodoméstico o reproductor de mp3 según nuestro gusto, cambiamos la carcasa al móvil… nos gusta que nos identifiquen de un solo vistazo.

“No es cuestión de seguir una tendencia: es cuestión de personalidad, identidad”

En la pastelería queremos lo mismo: no nos sirve una tarta de cumpleaños cualquiera, queremos la que indique cuál es nuestra serie favorita. Queremos que nuestra magdalena esté a juego con nuestro café hecho a nuestro gusto.

Pero esta personalización no es únicamente a lo que el diseño se refiere: también queremos que un cupcake nos sepa a ese dulce de infancia, a ese sabor a postre de nuestro pueblo.

Ecosistema de la pastelería de diseño

El último punto que demuestra la importancia actual de la pastelería de diseño y que refuerza su posición no únicamente como tendencia, es que se ha creado todo un ecosistema a su alrededor: desde tiendas especializadas, cursos, hobbies, herramientas, reuniones y exhibiciones etc.

Hoy día son muchos los especialistas en repostería creativa, pero son más los que se asoman a ella como una forma de cultivar una afición que además de entretener, alimenta.